Frenillo Labial y Frenillo Lingual: Conoce Qué Son y Cómo Afectan tu Ortodoncia

6 minutos de lectura

El frenillo labial es el tejido que une las partes de la boca que tienen movimiento, como la lengua o los labios, con los sectores fijos de la misma (encías). Si estos tejidos sufren hipertrofia o son demasiado cortos pueden afectar los resultados de la ortodoncia. Conoce cuáles son, de qué tratan y cómo pueden resolverse en este artículo. Sigue leyendo. 

Tipos de frenillos bucales

El frenillo bucal es un tejido conectivo de consistencia fibrosa. El mismo, une la encía (zona fija de la boca), con una de las estructuras de la boca que tiene movimiento, como son los labios y la lengua. Por esto se clasifican en dos tipos: frenillo labial y frenillo lingual.

Frenillo lingual

Es el tejido ubicado debajo de la lengua, que une a esta con la parte inferior de la boca. Si este es demasiado corto, nos encontramos con un caso de anquiloglosia; una sobreinserción del frenillo lingual que «ancla» la lengua a la parte baja de la boca. 

Esta condición no permite que la punta de la lengua sobresalga más allá de los dientes incisivos inferiores. En lenguaje popular se conoce como «lengua de corbata» o «lengua anclada».

Frenillo labial

El frenillo labial, por su parte, es el nombre que reciben los tejidos que unen a la encía con los labios. Puede ser superior o inferior, según el labio al que se refiera. Los inferiores tienden a ser más pequeños y delgados que los frenillos labiales superiores.  

Si el frenillo labial está sobreinsertado o es demasiado grande y grueso, nos hallamos frente a un frenillo labial hipertrófico. Lo que puede causar problemas en la movilidad de los labios. Así como también problemas en la encía, en los dientes y trastornos del habla.

¿Por qué es importante para la ortodoncia?

En este vídeo te explicamos las variables que afectan la duración de un tratamiento de ortodoncia:

Si te vas realizar un tratamiento de ortodoncia, es necesario hacer un análisis de tu frenillo bucal. Las alteraciones en esta área afectarán con el tiempo los dientes, su posición y el tamaño de los maxilares. Veamos por qué.

Si el frenillo labial superior es muy bajo, la movilidad del labio superior puede estar comprometida. Los dientes superiores, además, pueden estar separados el cual puede aumentar con el paso del tiempo.

Cuando el frenillo labial alterado es el inferior, pueden existir menos inconvenientes con la ortodoncia. Sin embargo, es posible que la inserción del frenillo genere una tensión en la zona, provocando el descenso de la posición de la encía en los dientes delanteros; lo que se conoce como recesión gingival.

Ya refiriéndonos al frenillo lingual, la malformación más habitual es el frenillo lingual corto, también llamado anquiloglosia. Esta afección puede incidir en el habla del paciente, causándole problemas para la dicción. 

De igual forma, afecta la posición y tamaño de los arcos. Esto se debe a que al hacer la deglución (el tragado), la lengua se expande y puede generar un crecimiento a nivel transversal del maxilar superior.

Por esta razón, se observa en pacientes con frenillo lingual corto unos maxilares más pequeños. Lo que a largo plazo causa mala posición de los dientes y un funcionamiento erróneo del sistema esquelético a la hora de masticar. 

¿Qué es la frenectomía o frenillectomia?

La frenectomía o frenillectomía es un proceso quirúrgico pequeño y ambulatorio. Se hace con el objetivo de corregir aquellos frenillos que pueden causar alteraciones en la posicion de los dientes, tamaño de los maxilares o posición de la encia. Se utiliza anestesia local y no requiere de mayor cuidado post operatorio.

Usualmente se procede a eliminar el frenillo bucal por completo. Pero también hay frenectomías (frenillectomias) que solo buscan corregir la inserción, o liberar el frenillo lingual corto que produce dificultad en el habla y la deglución; dándole más movilidad al labio o a la lengua y resolviendo su anclamiento.

¿Qué sucede si no se hace la frenectomía después de la ortodoncia?

Todo dependerá de cada caso, pero habitualmente el no practicar una frenectomía no se podrán resolver inconvenientes como son: 

1 Alteraciones de la deglución.

2 Inestabilidad de las prótesis bucales.

3 Desplazamiento de las piezas dentales.

4 Deformaciones en los maxilares.

5 Espaciamiento entre los dientes

6 Problemas de pronunciación y dificultades en el habla.

La frenectomía es un tratamiento sencillo y poco traumático, que resuelve los problemas del frenillo bucal de raíz. Por eso lo mejor es hacerlo y y evitar inconvenientes mayores a futuro.

Conclusión

El frenillo bucal es un tejido que une la lengua y los labios con las encías. Los mismos pueden tener ciertas características que pueden generan inconvenientes en el habla, la deglución y las la posición de los dientes en general.

Existe un procedimiento de cirugía menor y ambulatoria que lo resuelve de forma rápida y sin traumas. Lo ideal es recurrir a esta intervención, sobre todo antes o después de un tratamiento de ortodoncia según la indicación del profesional tratante.

En Odontología de Marlon Becerra nos aseguramos de que tu frenillo bucal no tenga ningún problema y, en caso de que exista algún inconveniente en él, te ayudamos a corregirlo para garantizar el éxito de tu ortodoncia. 

Trabajamos para que Colombia y el mundo sonrían. ¡Contáctanos!

Artículos relacionados: 

¿Por qué las encías deben estar sanas antes de tu tratamiento de ortodoncia?

Los peligros de tener separaciones de dientes o diastemas

4 Razones para Elegir Brackets Estéticos

¿Qué Tipos de Brackets Existen y Cuál es el Mejor para Ti?