¿Cómo cuidar las carillas dentales?

5 minutos de lectura
Cuida tus carillas dentales
Karen Vázquez – Paciente Marlon Becerra

Las carillas dentales ( o láminas dentales) o son láminas delgadas hechas a la medida de tus dientes. Están diseñadas para cubrir la superficie frontal de la dentadura, de manera imperceptible, con el fin de mejorar su apariencia.

También llamadas láminas dentales, se encuentran unidas a la parte frontal de los dientes para cambiar su color, forma, tamaño o longitud. Pueden fabricarse con porcelana o materiales compuestos de resina.

Las carillas de porcelana resisten mejor las manchas que las de resina. Además, imitan mejor las propiedades reflectantes de la luz de los dientes naturales. Quédate con nosotros y conoce cómo mantener tus carillas dentales.

¿Por qué ponerse carillas dentales?

Las carillas dentales proporcionan una apariencia dental natural. Ofrecen un enfoque conservador para cambiar el color y la forma de un diente. En un post anterior hablamos de ellas a profundidad.

El color de una carilla dental se puede seleccionar de modo que los dientes oscuros parezcan más blancos. Su colocación no requiere del procedimiento de las coronas y, sin embargo, ofrecen una alternativa más fuerte y estética.

Las carillas se usan habitualmente para reparar:

  • Dientes descoloridos, ya sea por un tratamiento de conducto radicular, manchas de tetraciclina u otras drogas; uso de fluoruro excesivo; o la presencia de grandes rellenos de resina que han decolorado el diente.
  • Dientes desgastados.
  • Dientes astillados o rotos.
  • Dientes desalineados, desiguales o irregulares (por ejemplo, con cráteres o protuberancias).
  • Dientes con espacios entre ellos (para cerrar el espacio).

Cuidados esenciales de las carillas dentales

Las carillas generalmente duran entre 7 y 15 años. Después de este tiempo deben evaluarse para ser reemplazadas.

Las láminas dentales no requieren un cuidado especial. Solo continúa con tus buenas prácticas de higiene bucal: cepíllate, usa seda dental y enjuague bucal antiséptico.

Lo que sí debes hacer es evitar los alimentos y bebidas que pueden causar manchas dentales, como el café, el té o el vino tinto.

A continuación, te ofrecemos algunos consejos para poner en práctica y conservar tus carillas en buen estado:

Cepillado Dental

Si ya tienes una sólida rutina de higiene dental, probablemente no necesites cambiarla para cuidar tus carillas. Pues, como te dijimos anteriormente, solo necesitas cepillarte, usar enjuague bucal y seda dental.

No obstante, te aconsejamos utilizar una crema dental no abrasiva y un buen cepillo de dientes manual para cepillarte al menos dos veces al día; aunque lo ideal es cepillarse después de cada comida.

Uso de seda dental

Usa la seda dental al menos una vez al día para eliminar las partículas atrapadas entre los dientes. Así protegerás tu salud oral, tus carillas dentales y encías. Se recomienda emplearla después de cada comida.

Además, recuerda utilizar el enjuague bucal antiséptico una o dos veces al día, pero cerciorate que este sea sin alcohol; ya que la exposición excesiva al alcohol puede ablandar el agente adhesivo que sujeta las carillas dentales.

Si bien este ablandamiento no provocaría que las carillas se despeguen, podrían hacerlas más vulnerables a las manchas y el deterioro.

Cuidado con algunas bebidas

Al igual que tus dientes naturales, las carillas se pueden manchar. Por esta razón, es una buena idea limitar los alimentos que causan decoloración. Como el café, el vino tinto, los refrescos oscuros, el té, la salsa de soja y los frutos rojos, por ejemplo.

Fumar es otra fuente de manchas, así que puedes considerar dejar de fumar. No solo mejorará tu salud general, sino que también te ayudará a mantener tus carillas blancas y brillantes.

No apretar los dientes

El bruxismo es la tendencia a rechinar o apretar los dientes mientras duermes. Este hábito involuntario es muy malo para las carillas dentales (las puede desalojar o fracturar), los dientes y las articulaciones de la mandíbula, ya que les genera mucho estrés.

Así que, si sospechas que aprietas los dientes mientras duermes, habla con tu odontólogo lo antes posible. El especialista puede adaptarte un protector de mordida nocturno, también conocido como protector oclusal.

También es importante destacar que, aunque las carillas dentales son bastante duraderas, pueden astillarse y romperse.

Los alimentos no deberían representar un problema. Pero es mejor evitar masticar materiales excesivamente duros como bolígrafos, uñas, hielo y huesos.

¿Qué hago si se cae mi carilla dental?

No te alarmes si se te cae una de tus carillas dentales. Mantén la calma y ve inmediatamente a tu odontólogo. Si quieres evitar ese mal rato, los chequeos de rutina son imprescindibles para tener dientes y carillas en buen estado.

Visita a tu odontólogo aproximadamente cada seis meses. Solo así podrás detectar cualquier problema potencial y tratarlo rápidamente, antes de que afecte tus dientes y carillas.

Además, durante la consulta, tu odontólogo utilizará equipos profesionales para pulir tus carillas dentales y preservar su brillo blanco perlado.

Conclusión

Si quieres mejorar la apariencia estética de tu sonrisa de manera rápida y efectiva, las carillas dentales son una excelente opción.

La elección del tipo de carillas (Láminas) dependerá de tu presupuesto, el aspecto que deseas lograr y la duración del tratamiento.

La mayoría de los tipos de láminas dentales requieren la eliminación de un poco de esmalte dental durante la preparación. Esto significa que tus dientes cambiarán permanentemente y no volverán a ser como antes.

Visita la Odontología de Marlon Becerra y recibe la mejor asesoría odontológica con nuestro equipo de especialistas. Te ayudamos a conseguir la sonrisa perfecta. 

Artículos relacionados

5 tips para tener unos dientes sanos y blancos

Dientes amarillos 

Aprende a quitarte el sarro dental

Conoce los tipos de brackets

Aprende a mantener tus dientes blancos